skip to Main Content

Lo que más amamos de los ordenadores portátiles es el hecho de que son portátiles aunque suene bastante tonto. Nos encanta llevarlos a donde queramos sin la necesidad de dejar de utilizarlos, lo que ha ayudado significativamente a incrementar la productividad de las grandes empresas o jóvenes startups.

Pero si tienes un portátil ya debes saber que uno de los temores más comunes es la vida de la batería, debido a que con el paso del tiempo va disminuyendo su rendimiento hasta quedar obsoleta. Buscamos las incontables maneras de ser cuidadosos y meticulosos con respecto a ella pero la verdad es que… hay algunas cosas que no podemos salvar y la batería de nuestro portátil es una de ellas.

Poco a poco vas notando como la batería dura cada vez menos hasta que eventualmente no puedes pasar unos minutos sin tener al ordenador conectado o simplemente esta muera completamente y sea hora de reemplazarla.

Lo que responde nuestra pregunta en cuestión; sí, la batería está destinada a morir. Pero… ¿por qué? Y más importante ¿podemos retrasarlo?

El avance en cuanto al material fue un factor importante a la hora de mejorar el rendimiento o la durabilidad de las baterías. Las baterías de iones de litio, que son las que utilizan todas las portátiles actualmente, solucionaron un sinfín de problemas que se encontraban en las de níquel.

Lo curioso del tema es que muchos de los cuidados que se tenían para con las de níquel fueron trasladadas a las actuales, creando así un montón de mitos que hacen que los usuarios estén más “paranoicos” de lo normal.

Uno de los mitos más famosos es el de dejar conectado el ordenador portátil permanentemente puede llegar a dañar la batería. Cuando la verdad es que la mayoría de los ordenadores actuales poseen bloqueadores eléctricos o bloqueadores de transferencia eléctrica una vez que la batería está cargada.

Con respecto a esto, una cosa que si es verdadera es que la batería va perdiendo capacidad por cada ciclo de carga debido a que tienen ciclos de cargas limitados. Esta es la razón por la que con el paso del tiempo el rendimiento de la batería vaya disminuyendo hasta quedar inservible.

Otro de los mitos más comunes es el de interrumpir un ciclo de carga o conectar el ordenador cuando no necesite ser cargado. Este mito fue adquirido por las antiguas baterías de níquel debido a que perdían calibración. Con las baterías de litio este no es un problema y si en tal caso sucede, resultan fáciles de calibrar.

Como todo, sabemos que las baterías de litio no son perfectas pero supusieron un avance en cuanto a rendimiento y durabilidad con respecto a las de níquel. Si al leer este post ya es muy tarde y tu batería murió, tranquilo, no todo está perdido. En SOLINFOR contamos con un personal calificado que te ayudará a solucionar este problema y cualquier otra reparación informática que necesites a precios económicos.

Aquí puedes conocer todos nuestros servicios.

 

 

Back To Top