skip to Main Content

Los contenidos multimedia cada vez están más enraizados en el ámbito de la formación. La práctica totalidad de los centros educativos deben adaptarse a los nuevos sistemas para que pueda llevarse a cabo la utilización de equipos audiovisuales e interactivos en las aulas. Por tanto, se hace imprescindible la instalación de aulas multimedias.

Las aulas multimedias son espacios multiusos provistos de la tecnología y los recursos necesarios para impulsar los avances en los diferentes aprendizajes del sector educativo. La adecuación de las mismas requiere de un proceso y la disponibilidad de una serie de elementos que se antojan como imprescindibles.

Videoproyectores de corta distancia, pizarra interactiva y sistema de altavoces

En primer lugar, sería necesario que contaran con un videoproyector de corta distancia con resolución XGA o WXGA y una pizarra interactiva de 77 u 87 pulgadas respectivamente. A estos equipos les debe acompañar un sistema de altavoces que disponga de la suficiente potencia y calidad como para cubrir el sonido de todo el aula.

Asimismo, resulta también imprescindible disponer junto al ordenador del profesor de un panel de control con conexiones COMM IPC para ordenador, vídeo y audio. En este caso, no ha de ser una caja pasiva ya que no permitiría controlar la señal del videoproyector, manejar el volumen del audio, apagar y encender el proyector, etc.

La instalación del videoproyector y de la pizarra interactiva deben ser fijas al techo o a la pared. De esta manera, se evitan cableados que molesten por el aula, así como ajustes de orientación, tamaño de proyección, etc.

Si se trata de aulas multimedia para infantil y primaria, lo más recomendable es instalar el proyector y las pizarras interactivas con sistemas de ajustes de altura. Si es así, se podrán utilizar tanto por el profesor como por los alumnos (incluso aquellos que presenten alguna discapacidad), por lo que las clases se hacen más participativas.

Por otro lado, hay otra ventaja con respecto al uso de los sistemas de ajustes de altura de estos dispositivos: si los videoproyectores disponen de lente angular, se reducen los deslumbramientos y las sombras sobre los profesores.

Visualizadores de objetos y documentos y ordenadores portátiles para el profesor

Es recomendable instalar también en el aula multimedia visualizadores de objetos y documentos. Estos se encargan de sustituir a los antiguos retroproyectores y visualizadores de opacos. Sin ir más lejos, se conectan directamente a los proyectores y sirven para proyectar imágenes de libros, revistas, objetos en sólidos, etc.

Por último, lo ideal es que el profesor utilizara un ordenador portátil antes que un ordenador de sobremesa, ya que de esta manera se evitan más cableados, presencia de monitores, etc. Asimismo, tampoco sería necesaria la presencia de un distribuidor para el retorno de la señal del proyector hacia el monitor.

A grandes rasgos, estos serían los elementos con los que debería contar en un principio cualquier aula multimedia. Poco a poco, los sucesivos avances de la tecnología van dotando a estos espacios de equipos más sofisticados, pero siempre adaptados a las necesidades de cada centro y a los recursos de los que se quiera disponer.

Back To Top