skip to Main Content

La fuente de alimentación de un ordenador es igual de importante que cualquier otro componente del equipo, principalmente porque este cumple la función de proveer la corriente necesaria para hacer funcionar el ordenador.

 

¿Cómo lo logra?

Este circuito convertirá la corriente de red (alterna) en una corriente casi continua que será necesaria para traer a la vida a todos los componentes del ordenador y que estos cumplan con sus respectivas funciones.

Cuando ocurren fallos en la fuente de poder, el ordenador empieza a darnos señales que no son comunes o habituales en cuanto al funcionamiento correcto del equipo.

Por supuesto, todos estos fallos tienen como única solución cambiar la fuente de alimentación por una nueva pero como en un ordenador el fallo de cualquier componente puede mostrar señales similares, es importante conocer cuáles son las señales para así descartar los componentes que podrían estar dañados.

Hoy SOLINFOR te indica los fallos más comunes cuando se tiene una fuente de poder dañada:

Reinicios aleatorios constantes

Esto quiere decir que la corriente suministrada no es suficiente para que el equipo funcione normalmente. Si una computadora falla durante cargas de trabajo lo más probable es que el problema radique en la fuente de poder. Algunas de las tareas que consumen más corriente son las unidades del disco duro que arrancan luego de desactivarlas durante un tiempo, tareas que requiera del uso intensivo del procesador.

La corriente suministrada puede ser verificada mediante los sensores de la BIOS o sensores que nos proporcionan herramientas de diagnóstico como SpeedFan o Everest.

Olor a quemado y olores extraños

Es sin duda alguna una de las señales más aterradoras y evidentes. Si esto sucede, debes desconectar el ordenador rápidamente para evitar cualquier chispa que pueda causar problemas mayores. No solo el olor/presencia del humo es el único indicativo, algunas veces hay olores extraños o a “químicos” cuando la fuente de poder ya no da para más, en ambos casos, el ordenador debe desconectarse y no utilizarse hasta que sea reparado.

Sobrecalentamiento

A pesar de que los nuevos ordenadores y en general la mayoría de ellos tienen reguladores internos y ventiladores que cumplen con refrigerar al equipo y mantenerlo en una temperatura idónea, es necesario no exponer el equipo a lugares donde existan altas temperaturas; el sobrecalentamiento  puede hacer que la fuente de poder funcione de forma irregular afectando directamente el funcionamiento de nuestro equipo.

Otras de las causas que pueden causar sobrecalentamiento del equipo es que exista suciedad en las entradas de los ventiladores, lo que puede causar obstrucciones y por lo tanto un mal funcionamiento de los mismos, así mismo, el polvo y la tierra se pueden acumular en la fuente de poder y evitar una efectiva disipación del calor.

Muerte del ordenador  

Es la “muerte del ordenador”, metafóricamente hablando, la señal más evidente de que hay fallos en la fuente es que el equipo no podrá encenderse. Para confirmar que tu fuente de alimentación aún funciona podrás escuchar su ventilador girar y se verás encendida la luz de LED cerca de la fuente.

En caso de que todo confirme que se debe reemplazar la fuente. Recomendamos que busques apoyo técnico con experiencia en reparaciones informáticas.

Back To Top